Cuando Bolivia dijo que sí

PUBLICADO POR: Sandra De La Cruz PUBLICADO EL: 25/11/2014
Cuando Bolivia dijo que sí

Por Sandra De La Cruz

Lejos de hacer oídos sordos, negando una realidad que salta a todas luces y derribando mitos que sentencian que los países andinos no están preparados, Bolivia trabaja por mejorar la protección de los derechos de la población LGTB.  Bolivia, sí Bolivia viene dando lecciones desde sus legisladores que, lejos de legislar con la Biblia, trabajan con criterios que expresan un claro respeto a los derechos humanos de los ciudadanos  LGTB.

Bolivia le dice que sí  a sus ciudadanos LGTB.  En su nueva constitución,  el Estado plurinacional  de Bolivia, en el articulo 14, establece la prohibición y sanción  a toda forma de discriminación fundada en razón de sexo , color , edad , origen , cultura , orientación sexual  e identidad de género (Nueva Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia-El articulo 14, párrafo II ). Sí leyó bien, orientación sexual e identidad de género en su constitución nada más y nada menos.

Además de incluir los derechos de las personas gays , lesbianas, transexuales y bisexuales en el Plan Nacional de Acción de Derechos Humanos “Bolivia Digna de Vivir Bien” duele recordar que los gays, lesbianas ,transexuales y bisexuales fuimos excluidos del Plan Nacional de Derechos Humanos ;en Bolivia lejos de excluirlos y reconociendo que existe un gran índice de violencia hacia la comunidad se ha desplegado políticas publicas  que garantizan y promocionan el ejercicio de los derechos humanos a las personas  LGTB.

Este plan es acompañado por una Ley Contra el Racismo y  Toda Forma de Discriminación. Esta ley define a la discriminación como “toda forma de distinción, exclusión, restricción o preferencia fundada en razón de sexo, color, edad, orientación sexual e identidad de género”, lo que para un legislador fujimorista significaría todas las discriminaciones  menos las que violentan a los  LGTB. Además, otra estrategia que acompaña a la ley boliviana sobre racismo y discriminación es la celebración del “Día de los Derechos LGTB” cada 28 de junio. En Perú, esta iniciativa habría desencadenado la ira de Martha Chávez y la recolección compulsiva  de firmas  del pastor Julio Rosas.

En claro respaldo a este nuevo marco legal y de reconocimiento de la diversidad sexual, los ministerios del gobierno boliviano vienen adecuando mediante modificaciones, protocolos, mecanismos y procedimientos de garantías de  acceso a la justicia, al trabajo, a la salud  y educación, el cumplimiento de su Plan Nacional de Acción de Derechos Humanos.

Esto nos refleja lo lejos que esta el Perú en términos de garantías a la vida de la población LGTB. Aún queda en la memoria de muchos peruanos el archivamiento en el Congreso del proyecto de ley contra los crímenes de odio y el proyecto de ley por la unión civil. Las denuncias por discriminación en los distritos de Lima son cada vez más numerosa, lo que refleja una tendencia de pérdida de miedo de los LGTB, pero todavía son solo un puñado de los 49 distritos que tienen ordenanzas contra la discriminación homolesbotransbifóbica. En La Paz se ha creado un Consejo Ciudadano de las Diversidades Sexuales y/o Genéricas  de la población TLGB (Transformista, travesti, transexuales, lesbianas, gays y bisexuales) presidido por una activista trans. Este tipo de iniciativas son impensables en un consejo municipal limeño que en un futuro tendrá como tenienta alcaldesa a  Fabiola Morales, quien es tristemente recordada por llamar  “enfermos” a los gays y lesbianas vía twitter.

Por supuesto, Bolivia no es el paraíso para los LGTB pues tiene índices de violencia contra la población LGTB, donde la población trans sigue siendo  la más vulnerable. Sin embargo, las  autoridades y legisladores bolivianos le han dicho que sí a las políticas publicas que buscan garantizar y  mejorar la vida de las personas LGTB, lo cual no es poca cosa. Entretanto, aquí en Perú, la clase política le ha dicho que no innumerables veces a un sector de la población que espera  que gobiernen para ellos también. 

Comparte este articulo con tus redes sociales: facebook twitter
Sandra De La Cruz
Estudiante de arqueología y activista. Columna escrita en el Primer encuentro de Inteligencias Colectivas Andinas LGTB (Ica-LGTB) llevado a cabo en la ciudad de La Paz, Bolivia.